23 oct. 2013

"Gravity", Alfonso Cuarón, 2013.

Tras ver "Gravity" Cuarón parece que se ha convertido en uno de los directores más importantes del panorama actual. Desde "Hijo de los hombres" (2006) Cuarón no había dirigido ningún largo.También dirigió una de las mejores pelis de la saga Potteriana "Harry Potter y el prisionero de Azkaban",(2004).
Y ahora se atreve a dirigir y escribir (con la ayuda de su hermano Jonás) una historia harto díficil de realizar. Una historia que ocurre en el espacio.

Desde el inicio de la peli nos deja bien claro que Ryan (genial Sandra Bullock) no desea estar en el espacio todo lo contrario que sus compañeros Matt (George Clooney) o Shariff (Phaldut Sharma) que disfrutan estando en el espacio exterior. Siempre agarrotada y nerviosa. Como para no estarlo.

La primera hora de la película (1:90) es sencillamente genial. No te da tregua en ningún momento. Vas sufriendo junto con Ryan todas las desgracias o aventuras que le van ocurriendo. Sufres con lo que le ocurre a los personajes. Sientes empatía porque gracias a los diálogos que mantienen vas conociéndolos. Sin esos diálogos la película debería haber sido silente o con unos diálogos más técnicos y aburridos.

La historia además de las aventuras o desgracias que le ocurren a Ryan. Va de reconocerse uno mismo y de la superación (un tema recurrente en el cine). De hecho Ryan podría haber muerto quince veces. Pero cae y se levanta  como en un videojuego.

Como en otras historias donde los personajes son perseguidos por un tiburón o por los malos de la película. En esta son perseguidos por los restos de un satélite accidentado. Cada hora y media estos restos te pueden destrozar. Una vez más un detalle de un videojuego. Estamos delante de un videojuego dramático. Un videojuego de Play station.

Otro detalle genial de la película es el uso del sonido, por ejemplo cuando se abren escotillas o el mismo silencio del espacio. Choca con la genial BSO del joven Steven Price. Melódica y épica al mismo tiempo.

Por último destaco la excelente fotografía de Emmanuel Lubezki (El árbol de la vida) que hace que nos recuerde "2001:Una odisea en el espacio" (1968) o incluso "Alien, el octavo pasajero"(1979). Esos cascos refulgentes y sucios. La luz que choca contra ellos. O incluso la visión objetiva que tiene Ryan. Lo que ve Ryan es lo que nos muestra. Una panorámica del espacio.

En fin, puede que estemos ante una de las películas del año. Tanto por temática como por realización. Aunque a mí me hubiera gustado otro final.
Añadir que Ryan está genial. Ryan podría haber conocido a Ripley y ayudarla contra esos aliens.
Y Matt escuchando música country en el espacio. Yo me hubiera dejado ir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario