26 ene. 2012

"24 Hour Party People", Michael Winterbottom, 2002

Primero "24 Hour Party people" es una canción de los mítico Joy Division, y segundo una película del ecléptico director británico Michael Winterbottom, uno de los cineastas actuales más interesantes por sus diferentes puntos de vista de cualquier tema social, político o artístico...veáse "9 songs" (2004), "Wonderland", (1999) o "Código 46" (2003).
La historia gira alrededor de la música, desde el nacimiento de la New Wave haya por el año 1976 y del nacimiento de los Joy Division (antes llamados Warsaw), hasta principios de los años 90's con la llegada de nuevos tiempos. Contada desde el punto de vista del excéntrico periodista Tony Wilson (genial Steve Coogan), creador de la sala The Factory (el nombre lo coge por las fábricas de Manchester) en el año 76, y nos cuenta los avances de la empresa hasta convertirse en el Fac 51 en 1982 hasta adoptar el nombre definitvo de la Factoria y sus famosos despachos (mítica mesa).
La película nos cuenta el nacimiento de dos bandas emblemáticas de la música inglesa, la primera Joy division liderada por Ian Curtis (Sean Harris) que por su muerte anticipada cambiará de nombre en los 80's pasádose a llamar New Order igual de míticos y la segunda banda Happy Mondays en las que se encuentran los hermanos Ryder, unos pequeños locos egolatras que con la ayuda de Tony Wilson saltaran hacía la fama...entre medias usando a Martin Hannett (Andy Serkis) como eje de la historia, el famoso y genial ingeniero de sonido...que siempre estaba borracho en los estudios de grabación. Durante la peli apareceran muchos grupos desde el grupo de Tony Wilson A certain ratio, Sex Pistols, Buzzcots, The Jam, The clash...empezando la película precisamente con el concierto de los Sex Pistols en el que se presentaron 42 personas, uno de ellos era Tony Wilson, y algunos de los miembros de los grupos más importantes de la época..
Además de música, aparecen muchos temas sociales, desde la muerte de Ian Curtis en 1980, hasta la descripción de los problemas sociales que asolaban Gran Bretaña en esa época (basura, gasolina); y también aparecen los diferentes programas que realizaba Wilson en la cadena de Televisión Granada, desde tirarse de un aladelta (al principio de la pelis) hasta entrevistar a un pastor que guiaba sus cabras con un pato.
Con una realización dinámica, original, que mezcla imágenes reales con el fake, y sobre todo las imagenes de los sueños o los "viajes" alucinógenos que aparece en la peli, desde la masacre de los hermanos Ryder con las palomas, o el viaje cocainomano de Wilson y la aparición de Dios también al señor Wilson. Con un sentido del humor que a veces nos recuerda a Danny Boyle, la peli se nos hace corta, contándonos las historias de estos grupos, que quizás cada uno se merecía una película...
Y en el apartado de las canciones o musical, son muchas las que aparecen a lo largo del metraje...desde "24 hour party people" de los Joy Division, "In the city" The Jam, "No more heroes" The stranglers, "Janie Jones" The clash, "Digital" Joy Division, "Flight" A certain radio"...."Hallelujah" Happy mondays, "Belfast" Orbital...y un largo etc...una genial BSO, para el disfrute de los fanes del punk, o de post-punk y del nacimiento de la New Wave, hasta llegar a principios de los 90's con la llegada de los primeros DJ...
Una peli sobre Manchester, la música, y los grandes grupos de música que ya son parte de la historia y que siempre los tendremos en nuestra mente.

23 ene. 2012

"Agua para elefantes", Francis Lawrence, 2011.

Resulta a veces curiosa la conjunción de dos profesionales para llevar a cabo una película, en este caso se han unido Richard LaGravanese que es uno de los guionistas más reputados dentro del género melodrama romántico con títulos como "Posdata: te quiero" (2007) o "Los puentes de Madison (1995); y Martin Lawrence que fue quien realizó "Soy leyenda" (2007) y anteriormente "Constantine", (2005)...pero aún más curiosa es  la unión de una pareja más bien atípica la pequeña Reese Witherspoon y el vampiro Robert Pattinson.
Pero la película basada en el libro del mismo nombre de la autora Sara Gruen, se deja ver, bien realizada, y con unos personajes secundarios bastante curiosos, sobre todo los que viven a lo largo de esos vagones y quizás nos gustaría haber sabido más sobre ellos...La historia coincide en la gran depresión de 1929, pero trancurre en 1931 cuando Jacob (Robert Pattinson) se queda absolutamente sin nada, y decide huir de su pueblo, terminando por azar o destino en un circo, el circo de los hermanos Benzelli, el circo es gobernado con mano dura por August (gran Christoph Waltz), y en el circo también conocerá a la domadora de caballos Marlene (Reese Witherspoon) quién será la que le de bastantes quebraderos de cabeza, y todos los personajes que van apareciendo poco a poco Camel (Jim Norton), Walter (Mark Povinelli), y sobre todo Rosie (Tai) que es el elefante que doma Jacob siendo casi el personaje más importante de la peli, la elefanta Rosie. La historia está contada por el mismo Jacob pero han pasado varios años (Hal Holbrook)...y termina en otro circo y por causas diferentes.
La película es un drama, donde nos cuenta la relación entre Marlene y Jacob, y quizás es lo menos importante (al menos para mí); porque lo que más me gusta de la peli, es la recreación del circo, lo que ocurre en el, o dentro del tren, las diferentes vidas, pero es una pena que no nos cuente con más detalle esas vidas, de esos personajes secundarios.También aparece un trio, un trio bastante previsible y aceptado por el autoritario y algo psicópata August,que terminará con la "paz" del circo.
Y lo bueno es que hace bastante tiempo que no se realizan películas sobre el mundo del circo, un tanto olvidado, ya nos quedan lejos las películas de este género que se rodaron en los años 50 y que en alguna ocasión barrieron en los óscars con "El mayor espectáculo del mundo" (1952).
Una peli curiosa, nada pretenciosa con buenas interpretaciones, aunque la pareja Jacob/Marlene no tengán demasiada química, para fanes del romance melodramático..lejos de esas pelis telefilmeras de los Sábados por la tarde...¡ah! el vampiro no lo hace nada mal.