27 nov. 2012

"Tokio blues", Tran Anh Hung, 2010.

En la novela de Murakami "Tokio blues" el personaje llamado Toru Watanabe estando en un avión de regreso a Japón escucha la canción de los Beatles "Norwegian wood". A raiz de escuchar esa singular canción Watanabe empieza a recordar todas las cosas que le ocurrieron en su adolescencia, una adolescencia quizás demasiado madura. Y triste.
El director vietnamita Tran Anh Hung es el encargado de adaptar el best-seller mundial de Murakami. Quizás una de las novelas más adaptables de Murakami ya que no aparece el clásico universo paralelo del escritor japonés. Puede que Tran Anh Hung haya elegido la novela más afín a su cine, un cine naturalista y pausado (bastante). Con planos fijos y con pocas elipsis en su realización.
Como casi siempre ocurre. Tendemos a comparar la novela con la película. En la novela de Murakami aparecen muchísimos más personajes y detalles. En la peli Tran se centra en ese triángulo/cuadrilatero formado por Toru (Ken'ichi Matsuyama), Naoko (Rinko Kikuchi), Midori (Kiko Mizuhara) y Kizuki (Kôra). Todos los personajes se encuentran un poco perdidos y confundidos.
Todo ocurre en pocos años. Empezando en el año 67,en esa fecha empezó la revolución cultural en Japón (y en casi todo el mundo). Puede que por ello se entienda el comportamiento de los personajes un tanto cerrados en su sexualidad (Naoko), una confusión tanto política como sexual. Y Toru se encuentra en el vórtice o en el centro de todos los problemas, estando casi ajeno a esos problemas políticos (en el libro está más preocupado). No sabe que elegir ni tampoco que hacer. Ni tampoco sabe a quien querer que para eso tiene 20 añitos recién cumplidos.
La peli es bonita, bien realizada. Pero quizás peque en exagerar un poco esos personajes. Esos personajes tan cerrados y quizás limitados. O simplemente que necesitan un psiquiatra y no ir al campo a pensar que hacer. A lo largo de la película se van repetiendo las situaciones entre todos los personajes. Algunas veces es  Naoko otras Midori. Un poco circular. Un drama total. Una tragedia griega en la que nada puede terminar bien.
Como buen melómano que es Murakami. No podría faltar la buena música en la película compuesta por Jonny Greenwood (miembro del grupo Radiohead) y salpicada por música de los 60's y por supuesto no podía faltar "Norwegian wood" que acompaña a los personajes durante toda la película.
Una peli para los fanes del vietnamita Tran Anh Hung. Autor de películas como "El olor de la papaya verde" (1993) o "Cyclo" (1995).
También decir que no es una mala adaptación de la novela de Murakami. Ya que no inventa nada o añade cosas "raras". Se centra en los personajes centrales de la novela.