24 ene. 2013

"The possession (El origen del mal)", Ole Bornedal, 2012.

Díficil hacer reseñas o críticas de pelis de un género tan repetitivo comon es el género de las posesiones.
Es un género de fans. Me incluyo en él grupo de seguidores desde que vi "El exorcista" (1973) y aunque sea repetitivo creo que puede ser la mejor película de posesiones que se ha realizado y que será díficil volver a repetir aquella hazaña.
Durante estos últimos años se han realizado varias produciones intentando describir que es una posesión o como es un exorcismo, siempre cayendo en el error de intentar imitar a "El exorcista" (1973).
Quizás la película que se desliga más de "El exorcista" (1973) es "La posesión de Emma Evans" (2010) una película que no tuvo demasiado éxito ni de crítica ni de público pero que merece echarle un ojo. Sobre todo los fans.
Otras pelis que han seguido más o menos el mismo sendero estos últimos años han sido "El rito" (2011), "El último exorcismo" (2010), "Devil inside"(2012) o la sorpredente "Insidious" (2010).
A "The possession" la metemos en el mismo cajón. Y no por ser pesado pero es que se ha fichado de nuevo a un nórdico para realizar la peli. Al ya conocido Ole Bornedal por su éxito de los 90's "El vigilante nocturno" (1994).
La historia es parecida a la de "El exorcista" (1973). Una niña de diez años llamada Em (Natasha Calis) se encuentra una cajita; en "El exorcista" (1973) fue una guija. Una cajita que nunca, nunca se me ocurriría abrir. En la caja hay unas siglas grabadas en hebreo que significa "Peligro no abrir, muerte". ¿Pero quién sabe hebreo?. Y la cajita terminará abierta.
Y desde que se abre la caja de Pandor loss problemas empiezan para esta familia de padres separados y con dos niñas muy monas. Siempre son monas e inocentes. O casi siempre.
La novedad de la historia es que el demonio maligno es judio.Un demonio llamado Abisu. Para los neófitos en este tema de posesiones, para llamar a un espiritu hay que saber que tipo de demonio es y como se llama el demonio sino la cosa está muy chunga para el poseido/a.
Y algo que siempre o casi siempre se repite en este tipo de pelis, es que tienen un aire japonés/coreano cuando aparecen estos demonios malignos, siempre a oscuras, con el pelo largo y negro, la cara deformada. Y cuando pasa esto me viene a la mente Tomoko la chica que aparece en "The ring" (1998) que no es del género de posesiones sino del género de las maldiciones. Un género que se tendría que poner en boga en estos momentos que corren.
La peli no aburre. Esta exquisitamente realizada. Con buen gusto. No tiene sustos forzados. Y además los actores lo hacen bastante bien. Entre el elenco destacar al rapero hebreo Matisyahu (Tzadok) y al ex-watchman Jeffrey Dean Morgan (Clyde) haciendo de un entrenador de basket separado.
Y eso es lo mejor de la peli. La exquisitez del producto no bien terminado. Es rara la frase pero es cierta. Puede que se note la mano del productor que no es otro que Sam Raimi.
Y ya estamos esperando la próxima película de posesiones que no es otra que el remake de aquella " The evil dead" (1981) de el propio Raimi.