10 jun. 2013

"El gran Gatsby", Baz Luhrmann, 2013.

Más que compararla con la novela de Fitzgerald o con la anterior versión de "El gran Gatsby" (1974) dirigida por Jack Clayton y protagonizada por el mediático Robert Redford habría que hacerlo con sus anteriores películas de su filmografía.
"El gran Gatsby" sigue siendo Baz al 100%. Excesos, barroquismo, romanticismo, epicidad y en esta encima hay que añadirle una pincelada oscura que es la primera vez que aparece en el cine de Baz. Al menos en sus largos.
Desde su primera película "El amor está en el aire" (1992) nos deja claro lo que va a ser el camino de baldosas a seguir. En todas sus películas el romanticismo está presente y un romanticismo que llega a ser masoquista en la mayoría de las ocasiones "Romeo y Julieta" (1996) o "Moulin Rouge" (2001) por ejemplo.
Puede que el mayor logro de Baz sea convertir cualquier cosa en un espectáculo de grandes dimensiones y encima popular. Solamente hay que recordar "Moulin Rouge" y en lo que lo convirtió con la ayuda de la música de Craig Armstrong y con un diseño de vestuario de Catherine Martin.
Para no repetir el pequeño fiasco que supuso "Australia" (2008). Baz no quería fallar de nuevo y de esa manera contó de nuevo con su guionista Craig Pearce (Moulin Rouge) y al mando de la música de nuevo Craig Armstrong y un elenco musical muy poderoso (Jay Z, Beyoncé, The XX y un largo etc). Jay Z es uno de los productores ejecutivos de la película. Ahí es nada.
"El gran Gatsby" está más cerca de "Moulin Rouge" que a cualquier otra película. El inicio nos recordaba a aquel "Moulin Rouge" pero un pelín más superficial y frio. Pero en cuanto la trama y los personajes se complican la superficialidad desaparece e incluso ya no te acuerdas del "Moulin Rouge" y su espectacularidad. Ha nacido Jay Gatsby (gran Leonardo DiCaprio) para buscar esa luz verde y poder atraparla.
Acierta presentándonos a los personajes de la mano de Nick Carraway (Tobey Maguire) tal y como sucedia en la novela. Carraway nos describe la hipocresía de ese momento y de esa manera de vivir. Sobre todo de todos los personajes que acompañaban a Jay. Incluida su gran amor Daisy (Carey Mulligan).
"El gran Gatsby" además de ser barroca y tener excesos visuales sobre todo su primera mitad. Es una gozada toda la recreación, sobre todo  las dos mansiones una enfrente de la otra o el paso del Eden al infierno de la industrialización, una especie de Mordor.
Luhrmann acierta en no repetir de nuevo "El gran Gatsby" de una manera clásica. La traslada y la lleva a su terreno. Una orgía visual y musical. Enfrentar dos mundos y dos familias. Los Buchanan (conservadores) y la nueva familia como individuo: Gatsby otra manera de pensar del nuevo siglo casi iniciado.
Una crítica a la manera en que se vivía en esa década. Una década bisagra entre dos guerras. No podía traer nada halagüeño. Como al final nos cuenta Carraway y del porque de su depresión. La gente. La gente que se acercaba a Gatsby era como garrapatas. Y é
l fue el único que recibió una invitación para ir a una fiesta de su compañero Gatsby.
Disfrutemos del espectáculo y dejémonos llevar por la atemporalidad y exceso de Baz.