10 abr. 2013

"Hansel y Gretel: Cazadores de brujas", Tommy Wirkola, 2013.

Nada que ver con el cuento de los hermanos Grimm. Wirkola el director de la loca "Zombis Nazis" (2009) reescribe la historia de estos hermanos que parece que se acercan un poco a un incesto light (platónico) más que a un cuento para niños.
Hansel y Gretel tras matar a una bruja y escapar de la casa de chocolate se convierten en los cazadores de brujas más populares de Alemania. Pasan quince años y la pareja regresa de nuevo a Augsburgo porque en los alrededores hay unas cuantas brujas que raptan a los niños de la ciudad.
Parece que se está poniendo de moda adaptar o reescribir viejos cuentos y leyendas (Blancanieves). Menos mal que Wirkola se aleja bastante de esos cuentos populares y se inventa una historia bastante loca y atemporal.
La historia es sencilla. Hansel (Jeremy Renner) y Gretel (guapa Gemma Aterton) regresan a Augsburgo para pararle los pies a la gran bruja negra Muriel (Famke Janssen). Ahí comenzará todo.
La película no es nada del otro mundo. Podría ser una película más de acción y de horror pero tiene cosas interesantes y frescas. Al menos no se toma en serio a sí misma y eso ya es de agradecer en este tipo de género.
"Hansel y Gretel" tiene el mismo humor loco que "Zombis Nazis" (2009) un humor que a veces es demasiado inocente pero que Wirkola sabe mezclarlo con un toque de gore que ultimamente es bastante díficil de ver en este tipo de pelis.
Puede que la película sea una auténtica coctelera porque cuando estas viéndola a ratos te viene a la mente Sam Raimi ("Arrastrame al infierno" (2009)) o las películas coreanas sobre todo por el ritmo que impone en la acción. Una película con bastante ritmo y divertida que en ningún momento decae.
El guión como la película no es excepcional pero tiene detalles muy curiosos (no los destriparé). En la historia aparecera casi de todo: Un sheriff bastante cabroncete (Peter Stormare), brujas negras y blancas, y hasta un troll. Menos mal que no son los troles que aparecen en "Troll hunter" (2010) o "David el gnomo".
Una peli bastante fresca y divertida para fanes de este tipo de películas bastante locas.
Lo mejor: Es que no se toma en serio a si misma, su humor y la sorprendente Famke Jannsen como bruja negra (Muriel). Y el aquelarre final.
Lo peor: Pues que casi no tiene ningún tipo de pretención y eso mismo hace que no haya tenido el éxito que se merecía.
Esperaré al loco de Wirkola. Aunque no sé si tendrá otra oportunidad en Hollywood. Una máquina de engullir y comer directores europeos.

8 abr. 2013

"En la casa", François Ozon, 2012.

Algunas veces las relaciones son un poco extrañas o difíciles. En esta ocasión Ozon nos retrata y describe una familia de clase media a través de la mirada de un adolescente influenciado (o no) por su profesor de literatura.
Ozon todo un especialista en relaciones extrañas. Un autor que se ha ganado todo el respeto de Europa con sus películas e historias.
"En la casa" es una película que engancha. Cuando Claude Garcia (hipnótico Ernst Umhauer) entra en la casa, entras con él para quedarte en ella y ya no salir hasta el final de la historia ya que participas del voyeurismo de los personajes.
Al inicio parece que va a coger el camino de la genial película "La clase" (2008) contándonos la metodología y dificultades de los profesores de secundaria, pero no, nada de eso, la película toma otro cámino en cuanto el profesor de literatura Germain (Fabrice Luchini) aburrido de su vida y de las clases se involucra dando clases particulares al hipnótico alumno Claude Garcia.
Claude se adentra en la casa ayudado y empujado por su profesor ávido de voyeurismo.
Pero Claude en realidad no necesita la ayuda de Germain. Lo hace para si mismo pero necesita que lean lo que ven sus ojos.
"En la casa" es una película que puede llegar a ser terrorifica pero que tiene también mucho humor. Sobre todo cuando están juntos Germain y su mujer Jeanne (Kristin Scott Thomas). Ozon maneja el humor a su antojo y a veces nos recuerda al Woody Allen de antaño sobre todo en la figura de Germain.
El personaje de Claude es intenso y atractivo. Una mirada parecida a la de Tadzio. Un angel/demonio que destruye todo lo que se le pone por delante. Claude se convierte en Lolita seduciendo a la guapa y sosa Esther Artole (Emmanuelle Seigner) y a los Rafas de la familia Artole.
"En la casa" puede tener infinidad de lecturas, pero es un ejercicio perfecto de guión. Un guionazo. Con diferentes puntos de vista y miradas. Las acciones e historias se cruzan. La historia de la casa, la de Germain y la de Claude son dominadas desde el parque de clase media.
Y lo que más me gusta es esa crítica a la clase media. Esas continuas puyas (sociales y sexuales) que Ozon mete con calzador. Para que el espectador se sienta identificado con los personajes ya sea la familia Artole, Jeanne o Germain.
Kevin (Tenemos que hablar de Kevin) se dan la mano y pasean por esas calles de clase media mirándonos desafiantes. Los adolescentes tienen casi más poder que los niños de Serrador. Dan miedo.
Una de las películas más interesantes del año pasado aunque a veces parece que está un pelín forzadas algunas situaciones pero que se disfrutan de igual manera. "En la casa" termina en otra casa. Final masoquista y circular.