7 abr. 2012

"Los idus de Marzo", George Clooney, 2011.

Después de visitar la comedia sin demasiado éxito en "Ella es el partido" (2008). George Clooney regresa al género que le gusta, el género político. Donde se encuentra cómodo, en esas  distancias cortas donde le gusta dar esos golpes directos,como ya hizo en su momento en "Buenas noches y buena suerte" (2005) pero en la década de los 50's.
En esta ocasión regresa al presente y nos describe el estado actual de la política americana, contándonos los entresijos de la campaña para llegar a ser presidente de los EEUU.
La película comienza presentándonos a Stephen Meyers (un gran Ryan Gosling) en una prueba de sonido para el gobernador Mike Morris (George Cloneey madurito). Y termina con otra prueba de sonido. En las dos pruebas de sonido nos está describiéndonos el estado en el que se encuentra Stephen Meyers.
Stephen Meyers es jefe de prensa del senador Mike Morris, y nos cuenta como Stephen lidia con el candidato, con los periodistas o con los miembros del otro partido político, una lucha entre republicanos y demócrata.
Consta de dos partes bien diferenciadas, la primera parte que puede que sea la más importante es la que nos pone a punto, la que nos describe a los personajes, y nos pone en guardia con todo lo que puede ocurrir. Y la segunda parte es cuando explota todo, cuando sale a resurgir asuntos que pueden destruir la carrera del candidato republicano, y de repente aparecen problemas por todas partes: becarias, periodistas, jefes de prensa de otros partidos se interponen de repente en el plácido camino del éxito de Stephen.
La primera parte de la película nos puede recordar a películas políticas de la magnitud de "El candidato" (1972), Michael Ritchie; o "Ciudadano Bob Roberts" (1992) de Tim Robbins. Y la segunda parte al entrar el factor suspense que a lo mejor resulta forzado o no creible nos recuerda a las películas de Alan J.Pakula como "Todos los hombres del presidente" o la más reciente "Leones contra corderos" Robert Redford (2007).
Clooney construye un guión en que todos los personajes están bien hilvanados como si fuera una partida de ajedrez, cada personaje desempeña una función y cada personaje busca un fin.
 Una descripción de la carrera para llegar a la Casa blanca, un viaje en el que a veces estas vendiendo el alma al diablo para conseguir un sueño. Y al final vendes el alma. Donde la integridad, la lealtad, o el honor no valen para nada. Donde el poder lo es todo y el conseguir un fin es lo prioritario aunque personas inocentes sufran por ello.
"Los idus de Marzo" se sostiene porque además de tener un buen guión, una realización clásica y sutil (la secuencia de la llamada de telefono, o como ya dije la grabación de las pruebas de sonido), tiene un casting enorme. Además de Ryan Gosling o George Clooney, estan dos grandes del cine actual Philip Seymour Hoffman (Paul) y Paul Giamatti (Tom Duffy) que nos ofrecen dos interpretacioines majestuosas. Los personajes femeninos caen en la periodista Ida Horowicz (Marisa Tomei) y la inocente Molly Stears (Evan Rachel Wood) que entra por la puerta falsa en el mundo de la política pero que tiene un papel fundamental en la historia.
La película es circular ya que termina como empieza. Y termina con la llegada de otra becaria, que nos está diciendo que todo sigue igual y que el candidato no debe follar con becarias pero si puede destrozar países o la economía mundial.
Un estreno que coincide con la carrera hacia la casa blanca o con los idus de Marzo. En la que nos dice que en realidad no nos enteramos de nada. Porque todo sigue igual este quien este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario