15 feb. 2013

"Las ventajas de ser un marginado", Stephen Chbosky, 2012.

Como en el final de "El club de los cinco" (1985) donde el personaje "lanza" un dedo y proclama su libertad ante todos, en esta Charlie (Logan Lorman) sale victorioso de todos sus combates.
Stephen Chbosky nos regala un homenaje a los años 80's, a la música y a Holden Caulfield el personaje central de "El guardian entre el centeno" el libro que lanzó a la fama a Salinger.
Si tuvieramos que escoger un tema central de la película ese sería el de la libertad durante esa étapa que llamamos adolescencia, una étapa con todo tipo de descubrimientos ya sean sexuales o musicales. Una étapa que puede ser genial o una verdadera mierda.
Charlie empieza el instituto y no tiene amigos. Solamente tiene problemas y desiluciones. Pero es conocer a dos personas: Sam (Emma Watson) y Patrick (Ezra Miller), dos hermanastros que cambiara su vida por completo. Pero es reciproco ya que Charlie también ayudará a esos dos hermanastros durante ese primer fatídico año.
Y de eso va la película. Amistad, ilusiones, amor, desamor, desiluciones, fracasos...
Podría ser un género en sí. El adolescente que persigue su primer amor rodeado de problemas y que esos sucesos transcurren en la ciudad de Nueva York. Nueva York tira mucho. Y el adolescente que quiere ser escritor aún más. Por eso ese parecido a Holden Caulfield.
Nueva York está muy presente en el cine sobre adolescentes. Por recordar algunas películas que no sean de Allen o demasiado antigüas. El enamoramiento aparece en "Fiebre del Sábado noche" (1977) para tornar hacía la comedia o el drama más amargo o las recientes y menos densas "El arte de pasar de todo" (2011) o "Una historia diferente"(2010).
"Las ventajas de ser un marginado" es perfecta para recordar los años 80's. tanto con las  comedias adolescentes de John Hughes como con la música ochentera de Sonic Youth o The Smiths. Merece la pena ver como Charlie y Sam (momento Titanic) descubren a David Bowie o a los Sonic Youth. La banda sonora en general es genial.
Pero esta va un poquito más allá. No es tan superficial como la mayoría de comedias adolescentes ya que toca un problema (o varios) que no se ha visto demasiado en el cine. Y además lo describe de una manera muy sutil y se podría decir de una manera no fea.
Como podemos intuir la adolescencia no es tarea fácil (ni era) y nadie quiere ser un marginal o un invisible. Todos luchamos o habíamos luchado para no encontrarnos con eso en esos pasillos o aulas. En esta, los personajes huyen de su cotidianiedad con la busqueda de la amistad o con la música. Y por supuesto con la busqueda del amor verdadero. Cosa harto díficil en estas edades.
También el alumno necesita ayuda como en "El club de los poetas muertos" (1989) o "El indomable Will Hunting" (1997). Charlie tendrá la ayuda de su profesor, el profesor Anderson (Paul Rudd) un escritor que no ha tenido tanta suerte en su trabajo como escritor y se convierte en una especie de protector de Charlie como lo fue John Keating para con sus alumnos.
En definitiva una película para disfrutar con adolescentes y para los más nostálgicos de esos maravillosos 80's dónde todavía primaba escribir cartas e Internet todavía no existía y donde se regalaban cintas de música a tus amigos o novias.Podría ser una de las películas sobre adolescentes más completas del último lustro.
Dos curiosidades. La primera. No tan curiosa es la sensualidad de Hermione o Emma Watson todavía adolescente que rezuma sensualidad en todos sus movimientos, al igual que los otros dos actores Ezra Miller (Tenemos que hablar de Kevin) o Logan Lerman (Los tres mosqueteros).
La segunda curiosidad es que Stephen Chbosky es el autor del libro y de su propio guión. Ha tenido la oportunidad de hacerlo todo. ¿Cual será mejor?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario