15 oct. 2013

Fin de semana en Sitges.

Ya casi hemos llegado al meridiano de sangre del festival. Sorpresas, decepciones y casi todo tipo de géneros y subgeneros. A los Gilliam, Grand Piano y alguna más se los llevó la marea y me quedé sin ellos y sus historias.
Pero haré una pequeña división de las películas visionadas:

La zona noble:

En esta zona incluyo cuatro películas que son cuatro verdaderas joyitas.
Empiezo por "The battery", Jeremy Gardner, (2012). Original nombre para esta película con pequeñas influencias de la serie "The walking dead". Una película de zombies pero que casi nunca aparecen. Eso si; siempre estarán presentes en la historia. Jeremy Gardner está grandioso como foulker cazador de zombies.

"We are what we are", Jim Mckie, (2013). Poderoso remake de "Somos lo que somos". Ambiente opresivo por todas partes, unos bombs que se meteran en la cabeza y querrán salir en cualquier momento. Mckie se sale y parece que ya está más maduro con una historia que no es fácil de contar.

"Magic Magic", Eugenio Silva, (2013). Esta película es de Juno Temple. Está increible en esta pesadilla psicológica que me recordaba a veces al genial Polanski. Con personajes que van cambiando durante la película. Para mí la película más impactante del Festival.

"Contracted", Eric England, (2013). Una verdadera sorpresita esta película sobre cambios radicales del cuerpo humano. Una radiografía de la sociedad. Con verdaderas sorpresas durante el camino.





Las esperadas:

"The world's end", Edgar Wright, (2013). Diversión a raudales a cargo de Wright, Frost y Pegg. LOs cinco mosqueteros no defraudaran. Solo hay un momento de bajón. Glorioso final.

"The green inferno", Eli Roth, (2013). Una parodia crítica sobre las ONGS.Además de ser un claro homenaje a "Holocausto canibal" pero muchísimo más divertida que aquella. Super gamberra y loca. una de las locuras del festival.


Las sorpresas:


"100 Bloody acres", Hermanos Cairne (2012). Humor australiano a raudales. Diversión y locura en una sorpresa sobre todo proporcionada por los actores. Humor surrealista cercano al True Blood de la HBO. Tiene momentos gloriosos.

"Blind detective", Johnnie To (2013). Menos sorpresa que la anterior. Por ahora la mejor historia romántica del festival. Grandes actores y cómicos en una película que lo da todo. Muchos géneros en una misma película. Excepcional final.

"Why don't play in Hell", Shion Sono (2013). Locurón y salvajada en una peli que es un claro homenaj al cine. Metacine por todos lados. Humor, acción,incluso un poco de drama. Sono es uno de los directores japoneses más importantes del momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario