19 mar. 2013

"Mátalos suavemente", Andrew Dominik, 2012.

Como bien dice Jackie (Brad Pitt) uno de los personajes que aparecen en la película "Me gusta matar suavemente, no me gusta establecer vínculo ninguno, matar desde lejos", no es exactamente lo que dice Jackie pero es lo que está ocurriendo en estos momentos en nuestra sociedad y en aquellos años.
Dominik traslada a la pantalla la novela de George V.Higgins "Mátalos suavemente" (1973). Una novela cortita repleta de diálogos y de personajes que rayan el surrealismo. Una novela que describía como estaba en esos años la ciudad de Boston. Una antesala de "The wire", "Pulp fiction" o de las novelas de Dennis Lehane.
En esta Dominik traslada la acción al año 2008, en plena campaña electoral de los USA. Dónde los americanos deben elegir entre el republicano McCain o el demócrata Barak Obama. Durante toda la película escucháremos lo que ocurre en la economía americana a través de las radios de los coches de esos mafiosos de tres al cuarto.
La historia es sencilla, nada complicada, sin mucha acción. Dos "paletos" son engañados para robar una timba. El robo se complica y Jackie entra en acción tal lobo de Pulp fiction para arreglar el entuerto y que todo siga con normalidad en la ciudad. Parece ser que casi todas las ciudades americanas son iguales..ya sea Boston, Nueva Orleans o Baltimore. La corrupción y la mafia está por todas partes.
Todo va pasando de una manera muy rápida y sin nada de paja. Nos describe cada personaje con esos diálogos e historias un poco extrañas...personajes como Frankie (Scoot McNairy), Russell (Ben Mendelsohn), Mickey (James Gandolfini), el conductor (Richard Jenkins) van pasando delante nuestra pero sin muchas pistas o datos. Y es que el libro casi no tiene descripciones ni pausas. Lo cuenta todo a través de los diálogos.
Dominik ha adaptado la novela de manera genial. Es buena idea haberla trasladado a nuestra época al igual que pasa con "Cosmopolis" de DeLillo aunque esta es más contemporánea. La película trasncurre de la misma manera que el libro. Usando de manera magistral las elipsis o no llenándola de información. Nos describe como funciona esta mafia bostoniana que no tiene reglas y de lo único que se preocupa es de no perder ese poder y dinero. Sobre todo con el personaje del conductor (Richard Jenkins).
No es una película social. Pero podría entrar en ese género creado post 2008. El género crisis. Porque la película merece la pena solamente con escuchar las últimas frases que suelta Jackie (Brad Pitt). Uno de los dardos más envenenados que he escuchado ultimamente y eso no aparecía en la novela. Novela y película van de la mano. “stop bullshitting me AND PAY ME MY FUCKING MONEY!”.
Lo peor son las canciones elegidas para describir algunas acciones. Hubiera estado mejor elegir unas canciones más actuales o sin esa música tan estereotipada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario