26 jun. 2012

"Chronicle", Josh Trank, 2012.

Estamos ante otro gran movimiento de marketing perpretado gracias a Internet y a los teasers que deambulaban en Internet desde meses antes de su estreno. Un gran movimiento de marketing impulsado también por las críticas generosas y algo positivas en general.
Al fin y al cabo estamos ante otra película de superhéroes aunque en este caso no conocidos ni reconocidos popularmente, y eso es lo más original de la película: que son adolescentes. Unos adolescentes con problemas y otros que leen a Shopenhauer. Unos adolescentes con superhéroes que no saben lo que tienen y que ¿como rayos obtienen ese poder?.
La película de Josh Trank, que es su primera peli, realizada a los 25 años, pues refleja eso mismo, un poco de inexperiencia, muchas ganas e influencias por doquier (algo normal), recogiendo de aquí y de allá solamente recordar "Watchmen" (2009) o "Kick-Ass" (2010) esta última por ser héroes de instituto y también no populares...
Aunque la película pueda resultar novedosa desde el punto de vista de su lenguaje, usando siempre la cámara subjetiva ya sea la de los protagonistas o cualquier videocámara colocada en tiendas, o en el cielo, o en cualquier sitio...esto ya se ha podido ver en los "Paranormal activities" o "En el proyecto de la Bruja de Blair" (1999)..o la que está más cercana a esta "Monstruoso" (2008) por su manera de estar rodada y por ser casi un falso documental oscuro.Al final termina esclavizado con esta manera de contar la historia siempre desde fuera y algunas veces un pelín forzado.
Pero tampoco es lo más importante, lo más importante es la historia de tres chicos que de repente se ven con superpoderes, tres chicos de un instituto cualquiera. Y la historia es esa, el enfrentamiento de los chicos (y uno en especial) contra sus poderes, contra si mismo y su vida, una vida díficil y gris como el lugar donde se rodó.
Es la sempiterna lucha del mal contra el bien, visto en casi todas las películas de superhéroes, y me recuerda bastante a "Watchmen" (2009) o a los "X-men:firts generation" sobre todo por las dudas de usar esos poderes para hacer el bien o el mal o simplemente tener esos poderes.
Max Landis (hijo de John Landis) es el autor de la idea y del guión. Una historia con y de adolescentes, que no estan lo suficientemente pulidos y que terminan comportándose como cualquier "malo" de esas pelis de superhéroes (carcomidos por ser tan desgraciados), en vez de ahondar un poco más en la personalidad de esos personajes y el porqué degenera tan rápidamente sobre todo en el personaje que interpreta Dane DeHaan (Andrew).
Una peli a la que se le podría haber sacado más, se convierte en un falso blockbuster o blockbuster forzado (como la mayoría de productos). Uno de los fenómenos del año que se queda un poco cortito.
Lo mejor es ese aire oscuro y falso documental pero que al final también llega a cansar la cámara subjetiva y colocada en todas partes. Y la primera parte de la película describiendo el uso de sus poderes. Lo peor su falsa modestia que la convierte en una película pesada y tópica. Con un final que encima que no concuerda con el resto de la historia.
Atención a Michael D.Jordan (Steve) visto en "The Wire".

No hay comentarios:

Publicar un comentario