21 feb. 2012

"Soylent Green: Cuando el destino nos alcance", Richard Fleischer, 1973.

Entrar de nuevo en el mundo de "Soylent Green" no está nada mal, y más ahora cuando parece que muchas cosas se están haciendo realidad en la actualidad. Richard Fleischer adaptó la novela de Harry Harrison del mismo nombre, en una época en que este tipo de cine estaba muy de moda, solamente apuntar "El último hombre...vivo" de Boris Sagal donde aparecía también Charlton Heston o todo tipo de películas de catastrofes que se realizaban en esa década.
La peli transcurre en Nueva York en  un mundo superpoblado donde no hay ningún tipo de alimento y que el único alimento posible es el Soylent Green, además de existir corrupción, violencia y esa falta de alimentos. En esta situación se mueve el detective Thorn (Charlton Heston) con la ayuda de Sol Roth (un genial Edward G.Robinson). El detective Thorn debe investigar un caso de asesinato, el asesinato de William R.Simonson (Joseph Cotten, papel cortito) que termina siendo uno de los grandes millonarios de la empresa Soylent Green. Y en realidad la trama es...¿qué es el Soylent green?, ¿de donde sale?.
Es una película totalmente setentera, con pocos efectos especiales, y una realización algo austera, pero llama la atención esos diálogos que mantiene sobre todo el detective Thorn con Sol...llenos de chispa e ingenio, con bastante crítica (pocas películas vemos hoy en día con esa mordacidad) social.
Una distopia  un poco extraña, donde existen las mujeres mueble (mobiliario), en ese sentido se puede observar un machismo extremo que ahora chocaría ver en una película, donde los policías  son todos unos corruptos, donde un tarro de fresas cuesta 150 dolares...y donde Heston defiende a esas mujeres (para mí es un antihéroe total) de una manera casi maternal.
Lo único extraño es que la historia se centra solamente en Thorn, parece que no existe otra cosa, el mundo se para a sus pies. Cine negro futurista, es una trama totalmente policíaca ya que la mayor parte del metraje es sobre la investigación del asesinato de Simonson, y en esa investigación nos descubre como es Thorn y como es la sociedad en ese futuro. Durante la investigación intenta quedarse con todo lo que ve, una cuchara con un poco de fresa, un trozo de carne, una botella de Whiski. El momento más bonito de la película es el refrigerio, donde se ven comiendo juntos a Thorn y a Sol...un aviso de lo que podría ser la humanidad sin esos alimentos.
Una divertida y crítica película que llega a ser actual pero totalmente setentera. Para fanes de los 70`s.
No olvidar al genial Chuck Connors como Tab Fielding.

No hay comentarios:

Publicar un comentario