24 nov. 2011

"13 asesinos", Takeshi Miike, 2010.

El autor de películas como "Audition" (1999), "Ichi The Killer"(2001) o "Llamada perdida", (2003), nos deleita con una película clásica sobre samurais en la época del shogunato exactamente en 1844, no entiendo el porqué del titulo de los 13 asesinos ya que no son asesinos sino samurais que se sacrifican para  eliminar al macabro y loco Lord Naritsugu (siempre vestido de blanco).
La historia comienza con un harakiri, y este harakiri es el detonante de todo, ya que Sir Doi va en busca de justicia y venganza y se la pide al  gran Shinzaemon (Kôji Yakusho), y este a su vez busca samurais para enfrentarse al loco de Lord Naritsugu...
La película consta de dos partes claramente diferenciadas, la primera parte nos explica todos los entresijos y secretos de los diferentes bandos y el porqué de sus odios, y como Shinzaemon recluta a los 12 samurais (uno de ellos bastante especial e importante), y la segunda parte es el gran combate entre los 13 samurais o superhéroes y el ejercito de Lord Naritsugu.
Aunque su metraje no es corto no se anda por las ramas en relatarnos todos los entresijos de la historia y sale bien parado ya que en una hora escasa nos explica todo bastante bien e incluso se queda corto y nos apetece conocer más a estos samurais, de dónde salen y el porqué; con un comienzo bastante fuerte y directo la peli avanza contándonos las fechorias del Lord (hay alguna secuencia que  hace que no nos caiga demasiado bien) y el porqué de su necesaria eliminación.
La segunda parte de la historia consta de la busqueda del  y el gran combate (de gran duración y todo tipo de cobates y trampas) rodado de una manera clásica, sin grandes movientos de cámara, pero rodado con muy buen gusto y con una fotografía increible, aunque a veces es imposible no acordarnos de por ejemplo "Kill Bill Volumen 1" sobre todo por las coreografías de los combates.
El nombre puede que nos engañe, ya que la película nos habla sobre todo de la honradez de los samurais, de la amistad y los vínculos que tenían y surgian entre ellos y de las ganas de cambio que tenía la sociedad japonesa en general...ya quedaban 25 años para que comenzara la época Meiji.
También nos demuestra que Miike puede "tocar" todos los palos y que tiene diversas personalidades al rodar...y eso es de agradecer ya que en cada película tiene una personalidad diferente.
Y aunque no lo parezca es una película con transfondo con mensaje bastante actual...y sino cuando la veáis acordaros de lo que dice Lord Naritsugu..."Gobernar es conveniente, pero sólo para los gobernantes. La gente tiene que vivir para servir".
Una pregunta: ¿hay un personaje fantasma o es invencible?...
Cine clásico al estilo más puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario