6 jul. 2013

"Star Trek: En la oscuridad", J.J. Abrams, 2013.

J.J. Abrams sigue "jugando" con nosotros. Desde ese comienzo espectacular en ese planeta con selvas extrañas y tribus ancestrales ya nos presenta lo que va a ser la siguiente historia de los tripulantes de la Enterprise. Aventuras y más aventuras como en la anterior "Star trek" 2009.
Si en la primera Abrams nos presentó a Kirk (Chris Pine), Spock (Zachary Quinto) y al resto de la tripulación. En esta segunda entrega nos presenta a Khan (Benedict Cumberbatch), el enemigo más poderoso que tendrán en un futuro. Un archienemigo como los que tiene Sheldon en Big bang Theory.
De hecho Sheldon casi copia la personalidad de Spock. ¿¿O es Spock quién la copia??.
A parte de estas preguntas tontas, Abrams sigue apostando por el cine de aventuras  como el de "Super 8" (2011). Si en aquella ocasión nos recordó el cine de los 80's, ese cine pro-amistad duradera e infinita. En esta, Abrams apuesta por lo mismo: Acción, giros argumentales y amistad.
Abrams sigue la ruta predeterminda por la Enterprise. Sigue sus consignas. Siguen los mismos personajes y la misma comicidad (pese a los medios no se toma en serio) de los diálogos entre Kirk y Spock o las metáforas del Doctor Bones (Karl Urban).
Pero pese al nombre. No es demasiado oscura. La oscuridad proviene de Khan. El que lleva casi todo el peso de la película. Un malo malísimo parecido a los "malos" de la Marvel. La película tiene un punto de comic y también Marveliano.
En la película seguirán apareciendo detalles y comportamientos de los personajes que en un futuro se convertirán en saludo mediático. Como en la primera en donde nos contaba porque Kirk entró a formar parte de la Enterprise o el porqué Spock se comporta de esa manera tan extraña. En esta es la continuación de los comportamientos de aquella primera película.
Esta continuación es fresca y divertida. Una película para el verano. Una saga que tendrá larga vida. Como los tripulantes de la Enterprise.
El guión sigue funcionando por encima del barroquismo de esos efectos especiales que al final llegan a saturar un poco. Los efectos especiales son el "mal" de este tipo de pelis. Pero por ahora el guión sobrevive por encima de ellos.
El siguiente paso de Abrams es "Star Wars VII".

No hay comentarios:

Publicar un comentario