11 mar. 2013

"Magic Mike", Steven Soderbergh, 2012.

Cada cierto tiempo Steven Soderbergh nos anuncia que deja el cine y que se va a dedicar a hacer otras cosas pero él sigue como el conejito de Duracell sigue y sigue...Y eso me hace pensar si realmente le gusta realizar los proyectos en los que se mete o simplemente está consiguiendo dinero para realizar su gran proyecto autoral.
Desde su primera película "Sexo, mentiras y cintas de video" (1989) deja claro que nunca te va a dejar indiferente su cine, un cine que siempre toca géneros importantes y díficiles, aunque es uno de los pocos directores que se atreven con cualquier tipo de género, tema y formato...y eso se agradece.
Y en eso te das cuenta cuando repasas sus últimas películas "Contagio" (2011), "Indomable" (2011) y la penúltima "Magic Mike". Tres películas con temas y géneros totalmente opuestos y diferentes. "Contagio" que nos habla sobre un virus que recorre la tierra y lo destroza (a la humanidad) todo por culpa del miedo de los medios y de las farmaceúticas, "Indomable" una película de acción del género Bourniano y esta última o penúltima que nos habla sobre Magic Mike un boy de Tampa y su grupo de pollas de la misma ciudad.
Es curioso ver como Steven se introduce y nos describe el mundo de los boys, como ya hizo con "The girl experience" (2009) donde describe el mundo de una prostituta de lujo que cobra 10.000 dólares por noche.
Nos describe mundos que a lo mejor no conoce todo el mundo pero lo hace de una manera sutil. Nunca prevalece su punto de vista, realmente no sabemos que piensa él de los boys ni de las prostitutas de lujo o de los periodistas. Pero rueda de una manera lígera y aséptica sin perder el respeto en ningún momento a nigún personaje ni mundo. En "Contagio" es más díficil no saber que piensa de los médicos o periodistas chabacanos.
"Magic Mike" es una sorpresa porque en ningún momento es una película sexual o sensual y nunca lo pretende. Es todo lo contrario, es una película romántica, un clásico drama romántico que se mueve en mundos diferentes a los normales. Podría ser el "Oficial y caballero" (1982) del siglo XXI.
Pero no solamente es romántica. Nos describe como es ese mundo, donde no falta la droga, el sexo y las malas influencias. Y también deja alguna pildorilla sobre el estado actual de la económia americana. Aunque es la clásica película donde aparecen personajes interesantes o atractivos pero que están poco construidos y se queda en la superficialidad. Steven se centra en Mike (Channing Tatum) y en Adam (Alex Pettyfer). Mike puede que sea el personaje que está mejor escrito ya que el resto de personajes hacen lo que tienen (o deberían de hacer) que hacer.
Steven se suele rodear de buenos actores y buenos y potentes castings. En este caso debía elegir entre buenorros...y claro fichó a Channing Tatum porqué en sus inicios se dedicó a ese mundo, era boy y la verdad es que no lo hace mal (además de bailar). Entre los elegidos boys destacan sobre el resto Matthew McConaughey que se atreve con todo, aunque en esta ocasión me recordaba al Tom Cruise de "Magnolia" (1999) y Alex Pettyfer (Adam) toda una sorpresa.
Lo mejor de la peli es que nos describe un mundo poco conocido en el mundo del cine y que no lo hace de manera vendible o comercial. Lo peor que a veces se haga un poco lenta y los números de los boys paran la película y la acción. Dentro de nada se estrena "Efectos secundarios" (2013)  una peli sobre el mundo de las drogas legales. Un mundo en dónde no se puede ser objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario