23 sept. 2012

"La pesca del salmón en Yemen", Lasse Halströn, 2011.

Es verdad que Lasse Halström está especializado en películas refinadas, clásicas, muy bien terminadas pero que son excesivamente empalagosas y casi siempre predeciblemente románticas.
El director sueco que saltó a la fama por "Mi vida como un perro" (1985) y que por esta peli Hollywood lo fichó y lo convirtió en un director de encargos. Solamente salvaría "¿A quién ama Gilbert Grape?" (1993) y "Las normas de la casa de la sidra" (1999).Pero a partir de "Chocolat" (2000), una película que no entiendo como puede gustar, este director solamente ha realizado películas suaves y románticas/noñas por ejemplo "Querido John" (2010).
Lasse adapta la novela de Paul Torday de el mismo nombre "La pesca del salmón en Yemen".
Y de eso va la peli de intentar pescar salmones en Yemen. Una idea loca y bastante utópica. Pero al final los salmones y la pesca están de más ya que lo que realmente importa es la relación también un poco utópica entre un doctor de biología el doctor Jones (Ewan McGregor) bastante cercano a Sheldon Cooper y una asesora que trabaja para un jeque arabe (Emily Blunt).
La historia comienza bien y con ritmo. Buena presentación de los personajes y con un sentido del humor muy inglés. Kristin Scott Thomas está genial en el papel de jefa de prensa del primer ministro, puede que este personaje nos recuerde un pelín al primer capítulo de la serie "Black Mirror" sobre todo por el poder que ejerce la prensa en estos momentos. Capaz de inventarse cualquier cosa para conseguir un fin. Malos tiempos para el periodismo.
La historia avanza, se van conociendo los personajes, los salmones cada vez estan más cerca de Yemen. Pero llega un momento (la aparición del jeque) en que la historia se estanca, la utopia sigue adelante y el interés decae y la historia se convierte en un romance que parecía imposible entre el doctor Jones y Harriet.
Lo que podía haber sido una historia crítica de la prensa y de los trapicheos que realizan los gobiernos para conseguir lo que sea se convierte solamente en una historia de amor. En fin una comedia/romántica más que podría haber sido mucho más interesante desde el punto de vista político (da más juego).
Lo más On: La señora Kristin Scott Thomas que se come a todo ser que se le pone por delante. Y la primera media hora de la película.
Lo más Off: El personaje de Ewan McGregor. Lo prefiero haciendo de malo como en "Indomable" (2011) o en thrillers como "El escritor" (2010)...las comedias no le sientan bien a Ewan. Y que la historia decae increiblemente.
La verdad es que no espero más del señor Lasse pero si de Ewan. ¡Qué deje las comedias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario