6 sept. 2012

"Devil inside", William Brent Bell, 2012.

Otra peli parecida a "El exorcista",(1973). ¿Y van?,no sé cuantas van. Pero en los últimos años se han realizado varias pelis sobre el asunto de los exorcismos y sus demonios. Y ninguna aporta nada. Quizás la mejor es "La posesión de Emma Evans" (2010) saliéndose de todos los tópicos del género.
"Devil inside" de William Brent Bell cae en todos los tópicos del género. No sé si enumerarlos. Un ejemplo o varios: el demonio habla todos los idiomas y es mal hablado...¿ah? y se dobla la espalda hasta límites insospechados. Esto creo que sale en todas.
La trama no es demasiado díficil es como casi todas las pelis del género. La madre de Isabelle (Suzan Crowley) está internada en un psiquátrico. Para ser más exactos en un hospital del vaticano y allí lleva 20 años encerrada por haber matado a tres personas (dos sacerdotes y una monja) durante un exhorcismo en 1989 en los EEUU. Pasan los años, e Isabelle (Fernanda Andrade) que es la hija de Maria Rossi quiere saber que pasó con la madre. Y decididamente va a Roma a enterarse que le pasa a su madre endemoniada. Y aqui empieza todo. Ya podéis imaginar que pasará entre la madre y la hija.
La peli encima está narrada de forma subjetiva. Es como si fuera un documental, insertando entrevistas y comentarios de la chica y de sus compañeros. Nos recuerda a "Paranormal activity" (2007) otra vez o a "El último exorcismo" (2010). Lo que ocurre es que esta manera de rodar si no se hace bien es un poco esclava. ¿Qué se hace?, ¿se pasa de rodar de repente de forma subjetiva a objetiva? como en "Rec 3" (2012).
Tampoco es negativo todo. La peli tiene momentos tensos y bien logrados. Sobre todo el segundo exorcismo o el encuentro entre Isabella y su madre. Esos momentos están muy bien conseguidos por la tensión conseguida por la actriz (Suzan Crowley) que interpreta a  Maria Rossi. También hay algún detalle muy duro y chungo que es díficil ver en pantalla (no lo diré por los spoileres) hacía el final de la película.
Los personajes también pueden resultar tópicos o muy generales. Creo que no se salva ninguno. La lucha entre el bien y el mal. El sacerdote "bueno" y el "malo". Algo que a lo mejor está muy manido. Y eso que los actores no lo hacen nada mal.
Aunque voy a destacar el final. El final sorprende y me gusta que termine de esa manera las películas. Pero es un descalabro total aunque se salve ese final a lo gonzo.
Total que todavía estamos esperando la gran película sobre demonios y exorcismos.
Aunque sé que es díficil. Dentro de nada se estrena "The Possession (El origen del mal"...a ver que nos deparará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario