19 ene. 2013

"Nadie sabe nada de gatos persas", Bahman Ghabadi, 2009.

La película tiene nombre de fábula. A Bahman Ghabadi le gusta incluir animales en los títulos de sus historias como en la conmovedora y dura "Las tortugas también vuelan" (2004).
El cine Iraní además de indie por fuerza debe ser crítico y social. Como el que tendriámos que realizar en España en estos momentos.
Además de tener nombre de fábula la película es una aventura de dos jóvenes músicos iranies que su único sueño es montar un grupo e ir a dar conciertos a Europa. Aunque el único sueño que tienen los músicos en Irán es poder tocar con libertad la música que desean.
La otra aventura es poder conseguir pasaportes y visados para poder salir del país algo bastante díficil en un país invadido por los celos religiosos y por la bestial censura.
Negar (Negar Shaghaghi) y Ashkam (Ashkam Koshanejad) empiezan la busqueda de otros tres músicos para poder formar ese grupo y para ello cuentan con la ayuda de Nader (Hamer Behdad) un buscavidas que les llevará por todos los barrios de Teherán en busca de grupos, voces, baterias, bajos.
Como si fueran unos cazatalentos empiezan a patear las calles de Teherán y poco a poco van apareciendo grupos de todos los estilos: Pop, rock iraní, heavy, música tradicional iraní, rap-persa.
Con la historia de Negar y Ashkam. Bahman nos cuenta como se hace música en Teherán. A base de imaginación y corazón los jóvenes fans de Joy Division, Madonna o Sigur Ros hacen música en inglés o en Persa. Letras de protesta y sociales pero tocadas por esa censura fascista.
El sentido del humor va apareciendo en las historias de cada banda. Sobre todo en la banda de rock que ensayan en un improvisado estudio en la azotea de un edifico o la  banda heavy que ensaya rodeados de vacas.
Pero no todo es fácil y el sentido del humor se mezcla con el drama. El drama se vive y se siente en las calles viendo los fotogramas que inserta Ghabadi en pequeños videos que acompañan a las canciones durante la película.
Además rueda de una manera bonita y sencilla aunque a veces se complique dando un toque "moderno" en algunas secuencias que lo que hacen es ralentizar la historia.
El cine Iraní se puso de moda en los años 90's porque todos los festivales querían tener a Kiarostami en su poder. Pero viendo las pelis de Ghabadi se puede decir que todavía sigue vigente y actual.
Este año estrenó "Fasle kardagan"(2012) y Asghar Fahardi nos regaló "Nader y Simin, una separación" (2011).
Añadir que la música es genial. Para todos los fanes del pop o rock es necesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario